¿QUÉ SUCEDE CON LA PRODUCCIÓN DE LECHE DEL DOBLE PROPÓSITO?

Ing. Carlos Linares O.


 

Las variables producción de leche y reproducción de doce fincas de la subregión de Perijá, Estado Zulia, medidas por la carga animal por hectárea, producción de leche por hectárea, producción de leche por vaca, suministro de suplementación y la aparición de celos en las vacas que se encuentran en ordeño, fueron evaluadas. Estas fincas están sometidas a un manejo similar en cuanto a la rotación de sus potreros, suministro de minerales, sin uso de riego, ni fertilización, ni de ordeño mecánico y algunas con disponibilidad de agua en los potreros, se concluye que algunas prácticas aplicadas a este tipo de ganado (mestizaje del doble propósito actual), no presentan una respuesta animal y económica acorde con las expectativas de los productores.
Qué sucede actualmente con este mestizaje que no se encuentra respuesta económica a las tecnologías importadas y docenas de veces ideadas por los productores que afanosamente desean hacer de su sistema de producción que sea eficiente y cada vez mejor sin tener que recurrir a los subsidios.
Esta información recogida diariamente en doce fincas, vaquera por vaquera, durante tres años consecutivos, en aproximadamente 8000 vacas en ordeño, con una producción diaria promedio de 35000 litros de leche, representa una muestra experimental de gran certeza para tomar medidas drásticas, especialmente en la filosofía del cruzamiento genético.

 
 

   De la interrelación del animal con el pastizal nace el concepto de carga animal, el cual se define como la cantidad de animales expresada en kilogramos de peso vivo que pastorea una determinada superficie. La unidad animal (U.A) es equivalente a 400 Kg de peso vivo por hectárea y en la práctica se habla de Kg de peso vivo por hectárea.

  Carga animal  
 

El aumento de la carga animal por hectárea es la alternativa elemental y primordial del productor. En este aspecto se aprecia un avance significativo ya que los productores le ofrecen cada vez más potreros al rebaño, más uniformes en área y con pocos días de uso, ya que en su mayoría han pasado de tres días de permanencia a uno en una rotación de 28 días. Es decir, un día de uso por cada 28.
La mayor producción de leche la obtienen por la mayor cantidad de vacas (carga animal) por hectárea, sin deterioro del pasto de los potreros. En esto, la pregunta que surge es: aumentar la producción de leche ¿teniendo más vacas por hectárea, o con mejores vacas, o con la combinación de las dos? La respuesta es: más vacas por hectárea y mejores vacas.

 
 

Suplementación

 
La zona perijanera presenta dos picos de lluvia y dos veranos durante los meses de enero a mayo, es seguro el verano y a veces se prolonga un poco. Esta época se caracteriza por intenso crecimiento del pasto y por la degradación de los pastos acumulados o conservados. La disponibilidad de materia seca se ha corregido con la rotación de potreros pero su calidad durante este período no se le ha encontrado salidas económicas. El riego, es costoso, ineficiente y contaminante. Por otro lado, la conservación de forraje como heno o silo, es exigente en maquinaria, mano de obra e infraestructura. El pasto (heno en pie) diferido en el potreros para suministrarlo cosechado y repicado ha sido una alternativa utilizada por años, algunas veces subsidiada por el Estado como alimento concentrado o la suplementación, no han podido evitar la disminución en la producción de la leche ni la desmejora de la constitución corporal de las vacas.
Las estadísticas obtenidas no muestran una respuesta económica a la suplementación. Fincas sin agua en los potreros (disponible sólo en la vaquera cuando se tienen dos avíos), sin suplementación, representan producciones reales (una vez descontado el valor del suplemento convertido en equivalentes de litros de leche), son de valores similares a las fincas que se esmeraron en suministrar en forma artificial los requerimientos nutricionales para producir leche por encima de 5 litros por vaca, por día (promedio durante el año).
 
 

Esta forma de producir leche en el verano con el mestizaje de la zona, ya está revaluada y es poco lo que se puede hacer al respecto. Ante esto, algunas fincas han optado por la temporalidad de la producción de leche en la época de buen pastizal, en calidad y cantidad (en la época de lluvia que son ocho meses) con aparentes buenos resultados, lo que sugiere una opción a considerar para producir leche en forma económica, a base de forraje.

  Aparición de celos en las vacas de ordeño
 

Esta medición elemental de comparar las fincas por la aparición de los celos de las vacas que están en el ordeño, no pretende analizar el complejo mundo de la reproducción. Con esto solo se quiere estudiar la respuesta del animal al manejo de las variables (carga animal, suplementación y cruce genético) que cada finca conduce a través del año. Casi todas preñan las vacas en cualquier época del año, por lo tanto permanentemente están incorporando vacas al ordeño y sacando las que están preñadas y terminando su lactancia.
Estas estadísticas no difieren significativamente por efectos de la suplementación. Fincas sin uso de suplementación presentan similitudes son las que se esforzaron. Sin embargo, a través de los años se manifiesta una disminución en la aparición de celos en todas las fincas, a pesar de las nuevas técnicas, hormonas y la grasa sobrepasante para inducir más celos (lucha contra el anestro) que si han logrado una disminución más uniforme de los celos a través del año.

  Conclusiones
 
A pesar del esfuerzo técnico, tanto en la reproducción como en el manejo del animal logrando disminuir las distancias al ordeño, calidad y cantidad del pasto, no se aprecia un mejoramiento sustancial en la producción de leche por vaca.
Muchas prácticas técnicas factibles, están saliendo del sistema económico por disponibilidad y costos (maquinarias e insumos).
Resalta la salida ecológica y la ventaja competitiva del trópico para competir con nuestras técnicas.
 
   

    ... Regresar ...